Lágrimas en el campo.

Compañerismo.

Esa palabra es una de las primeras que me ha venido a la cabeza después de ver el vídeo de cómo Miguel García, centrocampista del Salamanca, caía desplomado en el campo tras sufrir un infarto a la edad de 31 años.

Todos los efectivos allí presentes acudieron de inmediato a socorrer al jugador, pero lo que más emoción me causó fue ver las caras, los gestos de dolor y las lágrimas que corrían por los rostros de sus compañeros de equipo.

A día de hoy, Miguel García se encuentra estable, aunque lamentablemente ya es ex jugador del Salamanca; su cuerpo, como se ha podido ver, no le permite continuar ese ritmo de juego.

También cabe mencionar el ejemplar comportamiento del equipo médico del Betis, rival en ese partido, ya que inmediatamente salieron al campo comprendiendo que en ese momento la competitividad debía brillar por su ausencia, y gracias a esto,  no se ha repetido un fatídico momento como el vivido el 25 de agosto de 2007 donde Antonio Puerta desgraciadamente no tuvo la suerte que Miguel García ha tenido ahora.

Patricia Marín.

Anuncios

Acerca de 1prosaenverso

Amante de la comunicación no verbal, de las metáforas y analógias. De decirlo todo sin las palabras adecuadas. Enamorada del amor que no existe.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s